Suelo

El suelo normalmente se define como la capa superior de la corteza terrestre, formada por partículas minerales, materia orgánica, agua, aire y organismos vivos. Es la interfaz entre la tierra, el aire y el agua, albergando la mayor parte de la biosfera. Debido a que el proceso de formación del suelo es extremadamente lento, se puede decir que el suelo es básicamente un recurso no renovable del que los humanos obtienen alimentos, biomasa y materias primas. Además de servir como plataforma para las actividades humanas, el suelo también conforma el paisaje, actúa como archivo de nuestra herencia, y juega un papel central en la dotación genética y el hábitat, almacenando, filtrando y transformando muchas substancias como por ejemplo los nutrientes, el agua y el carbono. De hecho, el suelo constituye el mayor almacén de carbono del mundo (1.500 gigatoneladas) (Estrategia temática de suelos).

             

El suelo esta formado por estratos (horizontes) de componentes minerales de diverso grosor cuyas características morfológicas, físicas, químicas y mineralógicas difieren de las de sus materiales madre. El suelo está compuesto de partículas de roca fragmentada que se han alterado debido a procesos químicos y medioambientales tales como la erosión y la acción de los elementos climatológicos, entre otros. (Consulte: Wikipedia)

Atlas de suelos de Europa

Politica de suelos de la EU

Mapa global de suelos